Ir al contenido

Actividades cinegéticas

La provincia de Cádiz y en concreto toda la zona de acotados incluida en la Asociación, es de una riqueza cinegética excepcional, destacando por su abundancia, el conejo, liebre y aves migratorias como la tórtola o el zorzal. Pero sin duda alguna, como es lógico, la especie reina es la perdiz, a quien se le presta todo el cuidado y atención.

Además de las actividades cinegéticas de las otras especies, donde destaca la caza de conejos con perros en terrenos de excepcional belleza que hacen que sea una modalidad apasionante, la perdiz se caza fundamentalmente en ojeo, además de en mano y con reclamo.

Las modalidades de caza son:

  • Caza en ojeo
  • Caza en mano
  • Caza con reclamo

Caza en ojeo. Es la modalidad tradicional por antonomasia en la zona, ya que la fuerza y bravura de la P.R.A., en marcos de incomparable belleza, hacen que sea una de las experiencias que todo cazador desea conocer y vivir.

La organización de un ojeo necesita, como toda actividad que concentra a un elevado número de personas y que además se centra en factores difíciles de controlar, de una adecuada planificación:

  • Cumplimiento de la legalidad vigente
  • Convocatoria de participantes
  • Logística: Transporte, destino de la caza cobrada…
  • Aspectos Técnicos: Fecha más adecuada, conteo previo, corte de los ojeos, dirección de batida, colocación de los puestos, orden de batidas, horario, etc…

Para su práctica, tal como se ha realizado tradicionalmente esta modalidad de caza, se utilizan escopetas paralelas, con la ayuda de un cargador. Si bien las características técnicas de estas escopetas, precisa de una mayor y extenso detalle, podríamos decir que lo estándar puede ser 70 cm. De longitud de cañón y chokes de 0.5 mm., pero que lógicamente variará en función de muchos factores, como experiencia del cazador, nivel de habilidad, etc…

En cuanto a la munición, también puede variar en función de la época, terreno en concreto…, pero con carácter general, lo normal es emplear 30 gr. y plomo 7 u 8.

Caza en mano. Es una modalidad donde es fundamental la colaboración de un perro adiestrado a tal fin y precisa una forma física que permita recorrer una amplia zona, pues es importante muchas veces, dar más de un vuelo al bando, hasta que aguanten la muestra del perro.

La fortaleza y bravura en la arrancada, hacen que su caza, sea especialmente difícil, lo que se incrementa muchas veces debido a la vegetación mediterránea de la zona, compuesta fundamentalmente de lentisco, acebuche, carrasca, brezo, etc…

Caza con reclamo. Esta modalidad de caza, que cuenta con muchos aficionados, adquiere especial relevancia en nuestra zona por la valentía excepcional de los machos que desafían a todo congénere que trata de ocupar su territorio, por lo que la respuesta del campo a un buen reclamo es espectacular y emocionante.

A ello como antes quedó dicho, contribuye también la incomparable belleza del medio.