Ir al contenido

Control genético y sanitario

Facultad de veterinaria de Zaragoza. A pesar de su importancia como especie más emblemática de nuestra caza menor, la P.R.A. es una de las especies que menos se ha estudiado genéticamente. No obstante, la Universidad de Zaragoza, en su Facultad de Veterinaria, si lo lleva haciendo desde hace más de 35 años y, han llevado a cabo miles de análisis de perdiz, existentes en el mundo, lo que les ha permitido establecer los marcadores genéticos de la P.R.A. que la diferencia de cualquier otra. Así, a través del análisis del ADN, se ha podido establecer que la perdiz roja, es una especie UNICA Y DEFINIDA, distinta genéticamente de cualquier otra.

Otro aspecto importante y cuyo estudio también lleva a cabo la Facultad de Veterinaria de Zaragoza en su laboratorio de Citogenética y genética molecular es determinar la consanguinidad de determinadas poblaciones, que puede llegar a ser importante en algunos casos y pudiéndose conocer a través del análisis de al menos diez ejemplares procedentes del mismo terreno acotado. Afortunadamente en los terrenos de ASPER y dada la elevada densidad de perdiz no existe problema de consaguinidad, que si puede aparecer en zonas de baja densidad. Hay que tener en cuenta que este problema puede derivar en una baja fertilidad y en una mayor propensión a enfermedades.

ASPER. Ha venido realizando desde su constitución, reiterados análisis de ejemplares procedentes de sus cotos asociados, constatando la absoluta pureza en todos los casos, lo que nos hace más fuertes en nuestra idea de seguir defendiendo nuestra zona como auténtica reserva de la P.R.A. en libertad en su medio natural.

El análisis de la pureza genética nos recuerda la importancia de uno de los pilares fundamentales de ASPER y que afortunadamente la legislación actual apoya, en el sentido de no llevar a cabo sueltas y repoblaciones con ejemplares no contrastados genética y sanitariamente, puesto que además de que estos no tendrán las características de comportamiento de la P.R.A., a la larga acabarán infectando el campo de ejemplares híbridos con el consiguiente perjuicio para la pureza de la especie.